16 ene. 2014

Dieciséis de Enero - Los motivos del lobo.

Las patas del triste animal se hunden en la tierra. Puede verse su aliento a cada paso, su lentitud, el vacío en sus ojos claros. Su pelaje parece menos brillante que de costumbre, y puede apreciarse un gran cansancio en cada movimiento.
Sus crías nacieron la semana pasada y cada día piden más comida que el anterior. Su compañera murió por un disparo, y él tuvo que huir para que no le ocurriera lo mismo. Era ella la que se ocupaba de buscar comida, no él. En realidad él sólo iba a aquella pequeña cueva a cubrirse de la lluvia y a descansar cuando lo necesitaba. No cuidaba a las crías.
Pero ahora tiene que hacerlo. La llamada de la naturaleza, la conservación de la especie, se lo pide. Y no es capaz de encontrar suficiente comida para todos. No lo es. No está hecho para ello. Esta hecho para ser el lobo solitario que es.
Lleva días sin comer con tal de mantener vivas a sus crías, que crecen demasiado rápido. Apenas descansa protegiéndolas y buscando alimento. Y eso pasa factura. Siente que la vida se escapa de su cuerpo a cada respiración, a cada paso. Sabe que acabará por acurrucarse junto a un árbol y que morirá solo, como todas las criaturas del bosque. Sabe que se dejará morir, que no podrá caminar más.
Pero entonces, huele algo que llama su atención. Intenta centrarse durante un segundo, identificando el olor que llega a su seco hocico, y descubre que se trata de un humano. Temiendo un cazador, se oculta tras un árbol y observa, hasta que ve llegar a pequeña y rolliza humana envuelta en una capa roja que sólo puede recordarle al color de la sangre, la carne y las vísceras. Oye su estómago rugir y el instinto de supervivencia llena su mente, su corazón, sus venas.
Observa a la niña caminar con inseguridad por el bosque. Observa sus piernas temblorosas, su mirada cargada de terror. Sabe que es una presa fácil, pero está demasiado cansado como para lanzarse a por ella. Podría defenderse.
Por eso, sigue esperando, sigue quieto. Su respiración se vuelve más lenta debido a la concentración. La niña sigue avanzando, paso a paso, paso a paso... hasta que está a menos de dos metros de él.
Es el momento. El lobo sale de su escondrijo y, sin dudar, tirando de las fuerzas que le quedan, ataca a la niña. Primero un zarpazo en el rostro, luego otro. Después sus dientes hendiéndose en su tierna piel, la sangre empapando el pelaje de su hocico, los dientes desgarrando cada músculo. 
Pronto el rojo de la capa se vuelve más intenso. Pronto el lobo ha saciado su apetito. Y pronto toma el camino de vuelta para encontrarse con sus crías, para llevarlas a ese lugar a que terminen de despedazar la carne sobrante. 
El animal se pierde entre la espesura del bosque. Y esta vez, no es un lobo cansado. Esta vez no está al borde de la muerte. Esta vez ha sobrevivido. 
................................................................................................................................................................

*PD: El martes que viene, comienzo con Intoxicados ;) Ah, y gracias a Cgm y Pao D'Cid porque estáis comentando todas o casi todas las entradas y lo aprecio muchísimo. Todavía tengo que contestar a vuestros comentarios, pero lo haré. ¡Besillos!

6 comentarios:

  1. OH.
    POR.
    DIOS.
    ¡AL FIN ALGUIEN VE AL LOBO COMO ALGO DIFERENTE AL GRAN Y TEMIBLE LOBO FEROZ! ¡AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHH! Siempre me ha molestado que vean a los lobos como a los malos, ya que son mis animales favoritos :3 Me encantó la entrada *w*
    -Pao
    PD: YAAAAAYYYY INTOXICADOSSSSSSSSSSSSSS *fangirling*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me puse a pensar y dije: "Joder, el lobo tendría que tener algún motivo para querer comerse a Caperucita y a su abuela. No puede ser mera maldad", y salió esto. Le tomé como el animal que es en realidad y voilà!
      Me alegra mucho que te encantara ^^ Y la verdad es que el lobo es un animal muy bonito. También se encuentra entre mis favoritos, aunque a las jirafas no las supera nadie xD
      En fin, Pao, ¡muchas gracias por leer y comentar!
      ¡Un besote!

      Eliminar
  2. Wow!!! Tal vez deberías hacer más versiones de cuentos clásicos, se te da bien.
    Oeeeee Intoxicados ya llega (pero yo aún espero Arborius)

    C
    G
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arboribus tardará lo suyo en llegar. SSEP fue un año de planificación y de retocar cosas de la historia, así que... pero bueno, llegará. Lo prometo.
      Por otra parte, sí que he pensado en hacer otras versiones de cuentos clásicos... hmmm... quizá lo haga. Supongo que cuando me llegue la inspiración al respecto de eso xD
      ¡Muchas gracias por comentar y leer! ^^ La verdad es que lo aprecio mucho :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Nunca lo había visto desde esta perspectiva. Me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé que sería interesante ponerse un poco en su piel y darle la vuelta a la tortilla ;)
      Muchas gracias por tu comentario, Deivid :D Y por leer ^^
      Y me alegra que te encante xD
      ¡Un beso!

      Eliminar

¡Eh! ¡Ten cuidado conmigo! ¡Tengo una pierna! ¡Y puedo atacarte con ella en caso de no ser respetuoso en tu comentario! Así que vete con ojo...