17 dic. 2013

Artefactos - Para el final

La guerra se prolongó durante años. Durante ese tiempo, estuve aprendiendo y esforzándome cada día por ser mejor Representante. Las bases de Amalgama, como las de los otros bandos, sufrieron ataques. Perdía a algunos con los que conseguía llevarme bien. Me separaban de unos, conocía a otros. Y tenía que seguir estudiando, mejorando. Cuando ya estaba lo suficientemente preparada, por fin comencé a representar a mi gente y sus ideales. 
Las negociaciones fueron lentas, pero no paramos de insistir en ellas ningún día. Desde el amanecer hasta el anochecer estudiábamos lo que cada facción, cada general o jefe pedía. Lo que la gente quería. Y buscábamos soluciones a sus peticiones, soluciones justas. Hablábamos con ellos a diario, o al menos lo intentábamos.
Conseguimos, lentamente, el apoyo de unos y de otros. Poco a poco había más que se iban uniendo a nuestra causa, aunque no compartieran nuestras ideas. Lo que los unía eran las ganas de terminar la guerra, de dejar de sufrir, aunque sabríamos que los traumas de ésta nos atormentarían durante años.
Sin embargo, las guerras siguen siendo guerras. Como Yukiko me dijo, todas terminan con una gran ofensiva, y así fue. Llegó un momento que los más altos cargos de Amalgama ordenaron atacar las bases de los que todavía no estaban con nosotros. Murieron muchos humanos en bases de Unión Humana, muchos güns en bases de Federación de Güns. 
Eso, aunque hizo que Amalgama ganara la guerra, no evitó que los contratos y negociaciones siguieran en pie. Al terminar la guerra le dimos a cada uno lo que había demandado, y aunque los güns enemigos que se unieron seguían odiando a los humanos; y los humanos enemigos seguían odiando a los güns, se pudo llegar a un final mejor del que podría haber sido.
Desde entonces, ha pasado tiempo. Aproximadamente cuarenta años. Han sido tiempos difíciles: los países tenían que recuperarse de los ataques sufridos, la economía tenía que pasar de economía de guerra a economía de tiempos de paz, había que aceptar que humanos y güns tendríamos que convivir unos con otros, y junto con esto, seguir los tratos y acuerdos. Simplemente, había que normalizar el mundo.
Actualmente esa sigue siendo la tarea. Cierto es que todo va mucho mejor que hace años, que aunque sigue habiendo humanos en contra de los güns y viceversa; la aceptación cada día es mayor. Lentamente avanzamos a un futuro mejor.
Miro a uno de mis hijos, un humano de piel oscura y cabello siempre corto de lo rizado que lo tiene. Charla con su mujer, otra humana de su misma raza, mientras comen la cena que hemos estado preparando Ludwig y yo. Después, miro a mi otra hija, una humana de piel morena que me recuerda demasiado a Joana. De hecho, ambas siempre que se encuentran en esta clase de reuniones se sientan juntas y hablan durante horas.
Por último, miro a mi tercer hijo, un güns de piel rosácea, al cual adoptamos hace apenas diecisiete años. Él no vivió la guerra, pero sus padres le dieron en adopción. Eran un par de adolescentes que habían cometido un error.
Es un chico callado, al que le gusta observar su entorno. Se da cuenta de cosas de las que nadie más se percata.
Entonces, siento una mano sobre la mía. Giro la cabeza a la derecha y veo a Ludwig, que me dedica una sonrisa tierna. Su rostro se ha arrugado con el paso del tiempo, y en uno de los combates perdió su brazo derecho, al igual que yo acabé por perder cierta movilidad tras un combate en el que me vi obligada a intervenir con un Artefacto.
Es lo que somos: héroes de guerra, veteranos. Al menos, así nos denominan.
- ¿Estás bien? - me pregunta.
- Sí, tranquilo - respondo, sonriendo.
- ¿Seguro? Te has quedado muy pensativa de repente - insiste, apretando mi mano.
- Estaba mirando a nuestra familia, nada más - contesto. 
- ¡No somos familia! ¡SOMOS ADOPTADOS LOS TRES! - exclama mi hija, bromeando, y luego hace como que llora exageradamente.
- Pero no digas eso delante del enano... - dice mi hijo mayor, poniendo cara de tensión.
- Si nunca se entera de nada, ¿verdad, Rhün?
- ¿Qué? - dice Rhün, con gesto confundido.
Echamos todos a reír, y no puedo sentirme más feliz.
Cuando termina la cena, nos reunimos todos delante de la televisión. Estamos esperando a que sean las doce para poder celebrar el año nuevo. Mi familia bromea, canta y charla mientras tanto. Rhün se ausenta mentalmente, perdiéndose en resolver un cubo de rubik que lleva siempre consigo.
Joana se sienta a mi lado y hablamos tranquilamente. 
Cuando por fin es año nuevo, tras los abrazos y desearnos un año más de felicidad, decido llamar a Yukiko. Ella, como siempre, tarda en contestar. De hecho, contesta sólo con audio.
- Feliz año nuevo - digo.
- Igualmente, güns - responde.
E inmediatamente, termina el contacto. Sonrío con pena. Es el único momento del año en el que puedo hablar con ella, porque aunque sé que se esfuerza, no puede evitar odiarme por lo que soy. No puede perdonar a mi especie. 
Sin embargo, al menos puedo compartir con ella todos los años esas cinco palabras. Ese deseo de que nos vaya bien un año más. 
Me doy la vuelta para ver a Ludwig detrás de mí. Me abraza con cariño, y yo respondo a su abrazo.
Todo lo que hicimos, todo lo que hemos perdido, valió la pena para poder estar ahora así. Todo estuvo bien, porque puede que nuestra facción ganara la guerra, pero nosotros ganamos una familia, una felicidad, una tranquilidad.
Ganamos, simplemente, estar en paz.
................................................................................................................................................................
Bueeeno, pues esto ha sido todo, amigos.
Espero que os haya gustado de principio a fin ^^ Y que comentéis xD
Si tenéis alguna duda o algo, pues me preguntáis. Y si no la tenéis, pues no. Porque no me vais a preguntar dudas que no tenéis, es lógico (?)
Así pues, muchísimas gracias a todos los que lo hayáis leído, y agredecimientos especiales a los que habéis comentado, sobretodo a Cgm y Pao D'Cid porque comentaron todos y cada uno de los capítulos ^^ Sois geniales :D
Ah, respecto a la imagen que he puesto, sé que no tiene nada que ver con el fin de año ni nada, ni con el capítulo en sí, pero para mí es una imagen muy tranquila, cargada de paz; así que es bastante simbólica xD
En fin... creo que nada más que comentar.
Dentro de poco, llegará [Intoxicados]
De hecho, os dejo aquí una pequeña sinopsis, para picaros la curiosidad ;)

"- El mundo se va a la mierda, y nosotros nos enamoramos.
- La frase de la película era mucho más bonita, y sin tacos.
- ¿Tú te crees que tengo tiempo como para andar recordándola con un zombie a diez metros y tres exámenes la semana que viene?"

Lo acabo de improvisar, pero oc xD Todo oc.
Así pues... no sé, subiré unas cuantas entradas en plan... que no sean pertenecientes a relato largo, que sea más otras cosas xD Relatos de una entrada y tal, o reflexiones. Lo que sea. Después de eso empezaré con Intoxicados :)
¡Venga! ¡Un besote para tooooooodos vosotros! 
Un mi más sincero agradecimiento ^^


4 comentarios:

  1. Es un final fantástico, y por poco no me muero de risa con el prólogo de Intoxicados: hay un zombi a 10 metros y lo te preocupas por los exámenes... claro que sí!
    Mucha suerte con las editoriales y SSEP y, si te rechazan, no te desanimes, Harry Potter fue rechazada por doce editoriales; SÍ, DOCE MALDITAS EDITORIALES IDIOTAS!!!

    C
    G
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes de nada, perdona por haber tardado tanto en contestar. La verdad es que se me fue la pinza xD Lo siento.
      Por otra parte... en fin, Intoxicados es un poco así... zombies, estudios, humor, drama... todo mezclado xD Un mix que espero que os guste.
      Y lo de Harry Potter no lo sabía O_O Madre mía, supongo que esas editoriales deben estar llevándose las manos a la cabeza de lo imbéciles que fueron xD Así que bueno, sabiendo eso, ya me siento MUCHO más animada :P
      Gracias por comentar y leer, y por desearme suerte; y me alegro de que te haya gustado el final ^^
      ¡Un besote, estupenda!

      Eliminar
  2. ¡AAAAAAAAAAAAAWWWWW! ¡AWWW! ¡AWWW, AWWW, Y AWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW! Mira que parezco perro... (?
    ¡ES EL FINAL MÁS PERFECTO QUE PODRÍAS HABERLE ESCRITO A ARTEFACTOS! Y algo así como un respiro en comparación con el de SSEP, que ese te dejaba la mente como campo de guerra y este solo te la deja como nubes, florecillas y colores *U* Adoro la familia Yludwig, y me identifico con Rhün, ya que... siempre ando perdida xD
    Y debo decirte que actualizas justo a tiempo, ya que mañana me voy de viaje y así puedo respirar en paz xD En fin, igual trataré de actualizarme con lo que actualizes (?
    -Pao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aish, gracias por elogiar tanto el final ^^ La verdad es que creo que es el final que debía poner, porque algo tipo... drama o lo que fuera, como que no. No me parecía que fuera bien con la historia.
      Jeje, te puedo imaginar como Rhün, pensando en tus cosas durante la cena con el resto de la familia, y si alguien te dice algo, no sabes ni qué te ha dicho xD A mí a veces me pasa eso, así que te comprendo *cara de circunstancias*
      En fin, todavía tengo que leer tu entrada del viaje, que he visto que la has escrito ;)
      Ah, y perdona por tardar tanto en contestar D: Se me fue mucho la olla.
      Venga, Pao, muchas gracias por leer y comentar siempre, eres genial ^^
      ¡Un abrazote!

      Eliminar

¡Eh! ¡Ten cuidado conmigo! ¡Tengo una pierna! ¡Y puedo atacarte con ella en caso de no ser respetuoso en tu comentario! Así que vete con ojo...