11 dic. 2013

Artefactos - Para la comunicación.

Joana me mira con seriedad a través de una pantalla. Me mira únicamente con el ojo izquierdo, pues el derecho lo lleva cubierto con un parche. Supongo que lo habrá perdido. 
Sin embargo yo le sigo contando mi plan, con Dhorley y algunos humanos y güns de Comunicación y Control cerca de mí, todos sentados en una mesa semicircular; al igual que la gente que acompaña a Joana.
Yo debería estar explicándole esto a un humano que es el jefe de los Representantes en la base en la que ella está, pero no puedo mirarle a él. Sólo puedo mirar a Joana, que parece haber perdido su sonrisa, y no sé si ha sido por las cosas que ha vivido en el tiempo que no la he visto, porque ahora mismo tiene que estar seria o por ambas cosas.
Cuando termino de contar mi propuesta, tanto la gente que está conmigo como los de la pantalla parecen relajarse. Se colocan en sus asientos, tosen, toman aire, suspiran. 
Joana aparta su mirada, frunciendo el ceño y posándola en la superficie brillante de la mesa que tiene frente a ella.
- Cadete Yleendra - me llama el jefe de la otra base - Su idea es descabellada. Siquiera sabe por dónde empezar.
- Sí lo sé - respondo, de inmediato - Yukiko, de Unión Humana.
- Yukiko - dice él, esbozando una media sonrisa que arruga su rostro - ¿Sabe lo que esa mujer ha hecho? Ella ha ordenado y dirigido muchísimos ataques que han acabado con muchos de los nuestros, y de Federación de Güns. Es conocida por su desprecio a los güns.
- Como cualquier humano de Unión Humana - replico - Estuve conviviendo con ella un tiempo. De hecho, ella me salvó de una muerte segura. No es un monstruo incapaz de razonar.
- ¿Cree que no hemos contactado con ella anteriormente? De hecho, ¿cree que no hemos intentado hacer lo que usted propone? - me pregunta en un tono con el que, interpreto, me está llamando imbécil.
- Creo que pretendemos ganar una guerra cuando lo mejor sería, simplemente, finalizarla - digo.
- Sería en vano finalizarla si vuelven a estallar odios y revueltas que desembocarían en una segunda guerra - dice otro de la pantalla, un güns que parece tener inmovilizada la mitad de su rostro.
- Por eso se firmarían acuerdos ya no solo para finalizarla, si no para que no volviera a repetirse - dice el jefe de los Representantes de mi sala, otro humano.
- Bien, Cadete Yleendra, ¿quiere probar algo así? Estableceremos ahora mismo una llamada con Yukiko, y hablará usted con ella. Veremos si puede llegar a algo.
- De acuerdo - respondo, y luego tomo aire.
Cortan la comunicación con nosotros, y me dejo caer en la silla que tengo tras de mí. Dhorley toca mi hombro, apretándolo suavemente, y el resto de gente empieza a hablar. Mas yo me interno en mi mundo, buscando calma, cerrando mi mente a los sonidos exteriores, a las conversaciones del resto; hasta que oigo el pitido que indica que tenemos comunicación.
Me levanto de nuevo, poniendo recta la espalda y endureciendo mi rostro, y ahora hay dos pantallas frente a mí, en el centro de la sala. Derecha, la otra base de Amalgama; izquierda, Yukiko y sus ojos rasgados mirándome.
- Yleendra... qué sorpresa - dice ella, mas su rostro no muestra nada más que frialdad - Me han comunicado que querías... - guarda un momento de silencio, buscando la palabra correcta, hasta decir - "negociar" conmigo.
- Así es - respondo - Me gustaría finalizar esta guerra.
- Como a todos - contesta ella.
- Podemos hacerlo, sin que haya más muertes innecesarias - digo, frunciendo el ceño.
- Una vez más, demasiado inocente. Las guerras siempre finalizan con una gran ofensiva por parte de uno de los bandos, lo que hace que el otro se rinda. O al menos así es en el mundo humano - dice ella, dándome lecciones de Historia.
- ¿Es justo que una mujer pierda a su familia por una enfermedad? - pregunto, y ella abre un poco los ojos, diciéndome con la mirada que no vaya por ahí - Igual que eso no es justo, tampoco lo es que la pierda por una guerra.
- Esta guerra es vuestra culpa - dice ella, frunciendo el ceño.
- Sea culpa de quien sea, las muertes que provoca son culpa de ambos bandos con sus ataques - replico.
- ¡No lo entiendes, güns! - exclama, una vez más - No se trata de quien muera o pierda, se trata de quien gane. Si mi bando gana, los humanos podremos echaros de nuestro planeta si nos place.
- Y así provocarías que madres güns perdieran a sus familias, y de paso, sus propias v
idas - digo, y al instante añado con cierta rabia - Hipócrita - veo que abre la boca para replicar, pero sigo adelante - ¿Te sentirías bien con eso, humana? Dime, ¿serías feliz provocando lo que te hace sufrir? 
- Te odio, Yleendra - me dice, entredientes - Te odio. Ni demasiada inocencia, ni un corazón demasiado grande: estupidez. Eso es lo que invade tu cabeza. 
- Pero tengo razón - digo, relajando mi cuerpo.
- Y eso acrecienta mi odio - responde, también relajándose ella - Hablaré con alguien que realmente sea un Representante de todo esto. Quizá tu estupidez consiga que empiece a mover cosas para que esto llegue a su fin - entonces, mira a Dhorley y añade - Aunque eso no le saldrá barato a Amalgama.
Asiento y veo cómo está a punto de cortar la comunicación, cuando me mira y añade:
- No lo olvido, por cierto.
Y entonces, su pantalla queda en negro.
***
Me despierto en medio de la noche entre gritos, sintiendo dolor en las uñas; pero inmediatamente una de mis compañeras de cuarto viene a mi cama y me agarra las manos en la oscuridad. Me dice: "Yleendra, estás bien, estás aquí, en Amalgama. Estás a salvo".
Lentamente me calmo, pero el dolor en las uñas no termina de desaparecer, y tampoco el recuerdo de la tortura, ni la pesadilla que ha traído consigo; por lo que acabo echándome a llorar, cubriendo mi rostro con las manos, y sintiendo los brazos de mi compañera abrazándome, acariciándome el pelo para calmarme.
Tras un rato, sabiendo que he despertado a todas mis compañeras de cuarto, salgo al pasillo. Mis pasos me guían directamente a donde Ludwig duerme, y cuando llego a su puerta, no dudo en golpearla con los nudillos.
Me abre, tras unos segundos larguísimos, uno de los chicos que duerme en ese cuarto. Me mira con cara de sueño y luego llama a Ludwig, el cual sale con la misma cara, pero también con gesto preocupado.
- ¿Qué te pasa? - me pregunta, cerrando la puerta tras de sí.
- He tenido una pesadilla espantosa - respondo, y luego levanto las manos, las cuales tiemblan.
Él las toma entre las suyas y luego las mueve hacia sus lados, haciendo que acabe por abrazarle.
- ¿Y qué has soñado? - me pregunta, una vez estoy bien pegada a él.
- Con lo que me pasó en Unión Humana - respondo, sintiendo cómo el terror me recorre con simplemente recordarlo.
- Aún no me lo has contado, cariño - dice, y me sorprendo.
Me alejo de él. No puede ser, se lo he estado contando a todo el mundo: John, Yukiko, cómo era la base, lo que hice allí, cómo me trataron los médicos...
Entonces comprendo: no le he narrado a nadie los días de tortura. Es como si mi cerebro hubiera decidido que una manera de olvidarlo era no contarlo, y yo no me he dado ni cuenta de esto.
- Vamos a otro sitio - me propone Ludwig, tomándome la mano, y yo asiento.
Acabamos por llegar a un vacío comedor, como aquella vez, donde nos sentamos en una mesa que hay en una esquina. Le empiezo a contar todo, y me sorprende la fluidez, la rapidez con que lo hago. Sin pausas para llanto. Siquiera me dan ganas de llorar, aunque sí que me empieza a temblar el cuerpo del miedo que siento al recordarlo.
Veo cómo los puños de Ludwig se van cerrando sobre sus piernas según se lo cuento, y cuando termino, tras sentir que me he quitado un enorme peso de encima, dice con rabia contenida:
- Me da asco mi propia especie.
- Bienvenido al club - respondo.
- Yleendra, no permitiré que nadie, nunca, jamás te vuelva a hacer algo así - dice entonces, mirándome profundamente a los ojos - Te lo juro.
- ¿Sabes qué? - pregunto retóricamente, sonriendo - Valió la pena mantenerme viva, luchar contra la muerte en aquél momento. Ahora estoy aquí, contigo. Estoy viva. No necesito más.
- Yo necesito saber que no volverá a pasarte eso. Ni a ti, ni a nadie, pero especialmente a ti - dice él, levantando una mano y acariciando mi mejilla.
- Creo que las cosas comenzarán a cambiar pronto, Ludwig. Creo que el fin de la guerra de acerca - comento, convencida de lo que digo.
- Espero que así sea, porque no puedo esperar a dejar de pasarlo tan mal, y tampoco puedo esperar a vivir contigo - me dice, sonriendo levemente, y respondo a su sonrisa con otra más amplia, porque yo tampoco puedo esperar.
................................................................................................................................................................
Bueno, bueno, bueno, bueeeenoooo...
Pues así están las cosas.
Aviso, por cierto, de que este es el PENÚLTIMO capítulo.
Sí, señores, el próximo será el ÚLTIMO.
Que no os de un ataque, por favor xD
Y bueno, no hay mucho más que comentar: que la imagen es algo así como Ludwig reconfortando a Yleendra, y yastá. Nada muy interesante.
Por cierto, deseadme suerte que mañana y pasadomañana tengo exámenes T^T
Ah, y respecto a la otra historia... pues ya llevo tres capítulos escritos xD Tira mucho al romance, la verdad, pero ya sabéis que a mí me gusta meter todo en ambientes difíciles, así que no será la bonita historia de amor en un sitio estupendo y maravilloso y con protagonistas dulces e inocentes que sólo sufren de amores xD Ya me conocéis. A mí me gustan los entornos chungos y hacer pasarlo mal a los personajes (aunque luego no les trato tan mal).
Que por cierto, intentaré que tire un poco a la comedia a través de diálogos o algo así. Más bien intentaré que represente la vida cotidiana, dentro del mundo en el que los personajes están viviendo... así que habrá momentos tristes y alegres... aunque llegará un momento en que habrá situaciones graciosas (y picantes, aviso xD) por algo que pasará... aunque antes de eso sucederán cosas chungas...
En fin, ya lo iréis viendo. Tampoco quiero desvelar mucho xD
¡Muchas gracias a Cgm y Pao D'Cid por haber comentado el anterior capítulo! Sois la leche :D
Uuun besote a todo el mundo :3
¡Nos leemos!

4 comentarios:

  1. CÓMO???? El último? Nooooooooo!!!!!!!!! (A lo Darth Vader) No quiero que artegactos se acabe :'( mi triste!
    Muchísima (vamos, toneladas) Good Luck y, respecto a la nueva historia (a ver si le pones título que nueva hidtoria es muy feo) pinta genial!!!

    C
    G
    M


    PD: Aún quiero leer Arborius o Arobius (como se diga, no me sé el nombre) que nos la tienes que colgar, eh!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo Darth Vader, dice xDDDD Me llegó la imagen y la voz en cuanto lo leí xDDD
      Bueno, en algún momento se tenía que acabar :') Y bueno, respecto a los exámenes, me salieron mal... pero uno de ellos lo aprobé xDDDD Así que guay del Paraguay.
      Y la "nueva historia" ya tiene títutlo: Intoxicados :B
      Ah, respecto a Arboribus, es que ahora mismo estoy centrada en terminar de corregir SSEP y enviarla a editoriales, así que ando en eso más que en Arboribus, pero ya llegará, lo prometo xD
      Venga, guapa, muchas gracias por tu comentario y por leer ^^
      ¡Un abrazote!

      Eliminar
  2. ¡¡¡¡SANTA PAPA FRITA!!!! ¡¿PENÚLTIMO?! DDDDDDDDDD: *ataque comenzando* *muere* *revive* Qué triste, hombre. Pero a la vez conveniente, así que espero que lo cuelgues pronto ya que a partir del miércoles mi acceso al Internet será grandemente limitado D: Pero tienes examenes, así que ya veré qué red wifi me pirateo (? ¡¡¡SUERTE!!! Que la suerte esté siempre, siempre de tu parte. MAY THE ODDS BE EVER IN YOUR FAVOOOOOOORRR *FeelLikeATributo*
    Yukiko... veamos, cómo la describo... muy compleja, la mujer xD Porque dice odiar a Yleendra por tener razón. ¡JOANA! ¡Mae mía, ha sido mutilada! DDD: Pobrecilla. Los corazones de toda la fandom están contigo, querida T-T
    ¡¡¡YLUUUUUUUUUUUUUUUUUUDWIG!!! Ay, cómo amo a esos dos *W* Tan adorables y adorables y tiernos y monos y adorables y ADORABLES AL CUADRADO QUE-*dead* (?
    EEEN FIN. ¡La nueva novela suena épica! Puede que no hayas dicho mucho sobre ella, pero con que la escribas tú ya se sabe que va a ser épica ;D
    -Pao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente lo voy a colgar hoy para que puedas leerlo ^^ Iba a colgarlo después, pero por ti lo que sea, chica, POR TI, LO QUE SEA *dos golpes a la altura del corazón con la mano derecha y luego signo de la paz con esa misma mano*
      Bueno, la suerte estuvo MÁS O MENOS de mi parte xDDDD Sé que uno de ellos está aprobado (a pesar de que el examen fue un desastre ._.) y el otro, ni idea.
      Pues sí, Yukiko es así... está en constante conflicto entre su odio hacia los güns y la búsqueda de la razón y la verdad, por así decirlo. Está confusa, en realidad xD
      Y bueno, Joana mutilada, PERO CON PARCHE. Y anda que no queda un chulo un parche (?) LAIC A PIRATA.
      Me encanta que te emociones con el romance, Pao xDDD Con Intoxicados (la nueva historia) vas a flipar, porque está llenita de romance xD A mi estilo, pero romance xD
      Y sí, espero que sea épica :'D Aunque sea sólo un poquito.
      Bueno, Pao. MUCHAS GRACIAS por tu comentario, y por leer ^^
      ¡Un abrazo para ti! :3

      Eliminar

¡Eh! ¡Ten cuidado conmigo! ¡Tengo una pierna! ¡Y puedo atacarte con ella en caso de no ser respetuoso en tu comentario! Así que vete con ojo...