11 feb. 2014

[Intoxicados 6] - Pasional.

- Así que... el problema es que no puedes ensayar las partes de beso con tu compañera de reparto - dice Saya, mirándome mientras da vueltas al contenido de su batido de chocolate con la pajita.
- Eso es - contesto yo, asintiendo con la cabeza.
- Y necesitas a alguien con quien practicar - apunta, enarcando una ceja.
- Efectivamente - afirmo.
- Y quieres que ese alguien sea yo - dice, y mientras yo vuelvo a responder afirmativamente, ella bebe un poco de su batido - Desde luego, es una manera original de pedirme que me enrolle contigo.
- No es por eso, es por-
- Tranquilo, si lo íbamos a hacer igual - dice, interrumpiéndome.
- ¿El qué? ¿Enrollarnos? - pregunto, confuso, y ella asiente - ¿Por qué?
- Porque tu compañera de reparto ya no lo es. Va al mismo club que yo, y me dijo que no podía besarse con un chico por el que no siente nada, por lo que me pidió que aceptara yo su papel en el corto, y dije que vale - me explica - Lo que no esperaba es que fueras precisamente tú mi compañero de reparto.
- ¿Hay algún problema con que sea yo?
- No, pero es curioso, ¿no crees? Quiero decir, te salvo el culo, canto contigo mientras tú tocas, te enseño el área para intolerantes... 
- Si te soy sincero, empecé a pensar que me estabas espiando o algo - digo, y me río, igual que ella.
- No estoy tan interesada en ti - responde, esbozando una media sonrisa.
- ¿Tan? - pregunto, apoyando los antebrazos en la mesa y acercándome a ella - ¿Acaso estás interesada?
- Me resultas... intrigante - responde, y luego le da un buen sorbo a su batido - Entonces... ¿empezamos hoy a ensayar?
- Por mí vale - digo, dejando de apoyarme en la mesa.
- ¿En tu casa o en la mía? - dice, en tono incluso sensual, pero cuando levanto la vista para mirarla me la encuentro conteniendo la risa, y soy completamente incapaz de no echarme a reír.
***
Estamos en el momento crucial. En el guión, los dos protagonistas, apenas un chico y una chica normales de instituto que se enamoran del otro, pelean porque ella se piensa que a él le gusta otra, y cuando están el punto más álgido de la pelea, se besan pasionalmente. Es decir, una escena digna de telenovela.
Ver a Saya enfadada me asusta, y eso que sé que está actuando, pero es buena. Es demasiado buena. Su ceño está fruncido, me grita, no duda en acercarse a mí, en acercar su rostro al mío y decir sus líneas entre dientes, con rabia, cargándolas de ácido. 
Yo luego respondo, gritando también, señalándola; pero su personaje corta constantemente las frases del mío, con risas sarcásticas, con comentarios hirientes, hasta que el mío la agarra de los hombros y la besa de manera un tanto violenta, pasando luego a ser un beso pasional dado que ella responde.
Así que llegamos a esa parte. Agarro sus hombros, y ella abre la boca como para decir algo, tal y como pone en el guión; y entonces yo, sin dudarlo, la beso.
Ella responde un tanto después, y está bien, pero acabamos por separarnos. Nos miramos, sin saber bien qué decir, hasta que ella dice:
- No ha sido pasional.
- Lo sé - digo, y me río para relajar la tensión.
- Es extraño porque la pelea nos ha quedado muy bien - comenta, llevándose la mano a la barbilla.
- Lo que es extraño es que dos personas se pongan a comerse la boca cuando están discutiendo, por eso no ha sido pasional. Es un beso raro, en realidad - digo, analizando la escena.
- Supongo que sí, pero necesitamos que sea pasional - dice, sentándose en el suelo.
- Sí, supongo que sí - digo yo, sentándome frente a ella, cruzando las piernas.
- Vale, venga. Cuanto antes mejor: bésame pasionalmente - dice, y luego se coloca frente a mí.
- ¿Qué? - pregunto, sorprendiéndome, y sintiendo cómo mis mejillas se sonrojan. 
- Que practiquemos únicamente el beso - responde ella, alzando ambas cejas.
- Bueno... vale - digo.
Me empiezo a acercar a ella, que hace lo mismo. No es mi primer beso, siquiera el primero con ella porque acabo de besarla, pero igualmente siento mi corazón acelerarse, más aún cuando por fin se unen nuestros labios. Siento su calor, su suavidad. Siento cómo atrapan los míos, cada mínimo movimiento.
Sin embargo, no vamos a más.
Ella se aleja y suspira:
- Tampoco ha sido pasional - dice, y al instante me mira con el ceño fruncido.
Me quedo quieto. Parece estar pensando en algo, cuando de pronto se acerca a mí y dice:
- No te emociones demasiado.
Antes de que me dé tiempo a preguntar por qué, está sentándose a
horcajadas sobre mí. La miro, incrédulo. Veo su ceño aún un tanto fruncido, sus mejillas sonrojadas, y su gesto de intentar concentrarse en lo que hace.
Entonces, antes de que termine de asumir lo que ocurre, pasa sus brazos por mis hombros, ladea la cabeza y comienza a besarme. Respondo a sus movimientos con otros, siguiéndola, dejando que marque el ritmo.
De pronto, me agarra las muñecas, y me lleva las manos a su cuerpo sin dejar de besarme. Las deja en su cintura, y es entonces cuando comprendo por qué no era pasional: no estaba tocándola. El mero hecho de tocarla me enciende, hace que pase de dejar que ella sea la que lidere a liderar yo. 
Agarro su cuerpo por encima de la ropa, sintiendo sus curvas y movimientos. Acaricio su lengua con la mía, muerdo sus labios, y antes de que me dé cuenta me estoy dejando llevar: bajo mis manos, sintiendo su cadera, y la atraigo a mí, para luego ir inclinándome hacia delante. 
Entiendo que a ella no le molesta, porque no deja besarme, y se agarra a mí, dejando que acabe tumbada en el suelo, conmigo encima de ella, apoyando el peso de mi cuerpo en mis rodillas y en el brazo izquierdo. Ella hunde las manos en mi pelo mientras yo deslizo la mano derecha por su cuerpo hasta llegar a su muslo, el cual acaricio, sintiendo su piel cuando terminan las medias escolares, acercándome a su intimidad.
Es entonces cuando me separo de ella, bruscamente, controlándome. No nos soltamos, ni nos movemos. Respiramos con fuerza, un tanto agitados. Puedo ver en su rostro, a escasos centímetros del mío, la misma excitación que siento yo.
- ¿Ha sido lo suficientemente pasional? - pregunto, susurrando.
Ella traga saliva y asiente a modo de respuesta, de manera que me separo de ella, y de pronto me siento tímido. Empiezo a juguetear con las ondulaciones de mi pelo, hasta que ella dice que deberíamos volver a practicar la escena desde el principio.
Alzo la mirada y la miro, sentada todavía. Me sorprende lo tranquila que parece estar. Me dedica una sonrisa amable, y luego me guiña el ojo.
***
Doy una vuelta en mi futón, intentando dormirme, viendo la luna a través de la barrera que rodea mi hogar y me protege del infecto aire exterior. 
No puedo parar de pensar en lo sucedido esta tarde con Saya. Vale, no era la primera vez que besaba a una mujer, ni que tocaba así a una mujer, ni que me encontraba en esa clase de situación. Pero sí era la primera vez que lo hacía con ella, y eso es lo que importa. Mi corazón latía tan fuerte que temía que se me saliera por la boca.
Y lo extraño es que no me gusta. Ella no me gusta. Bueno, físicamente sí, pero no de otra manera. Me parece simpática, agradable, graciosa... pero no me gusta. Esa clase de contacto ha hecho que quisiera ir a más, y ya está, y pensaba que iba a parar ahí, que no iba a ir más allá. Y ahora sin embargo estoy aquí sin poder parar de pensar en ella. Ya no sólo en lo de esta tarde, que también, si no en cómo tomaba su batido, en el día que cantó conmigo, en su espalda cuando estamos en clase... y no sale de mi cabeza. Y me fastidia.
No quiero que me guste alguien ahora. No quiero mantener una relación pudiendo ir sólo a zonas para intolerantes. ¿Y si vuelve a haber hordas de zombies? ¿Y si la ciudad queda invadida y tengo que huir y ella muere? Dolería demasiado. No puedo permitírmelo.
Pero Saya... Santo Dios, Saya. Ella es... 
Me llevo las manos a la cara, tapándome los ojos. Basta ya, deja de pensar en ella. Piensa en cualquier otra cosa. Duérmete de una vez.
................................................................................................................................................................
Os dije que os prepararais. OS LO DIJE.
También avisé de que esta historia tendría sus momentos picantes y los tiene xD Iros acostumbrando porque no será el último. Y si no os gustan, pues... :'D Pues no sé porque ya tengo todo escrito y sería un peñazo borrarlo todo. En todo caso, no lo leáis, estáis en vuestro derecho.
Pero en fin, eso... ¡que hay rollete! xD
Y bueno, supongo que también estaréis viendo que hay pequeños toques de humor y drama y tal... es decir, lo que dije que sería.
En fin ya dejo de enrollarme. 
 Eeeeeh... pues no mucho más. Sólo decir que el gif es del anime Kyoukai no kanata, es decir, que no me pertenece ni nada (ya me gustaría a mí dibujar tan bien y poder animar mis dibujos y eso, ¡ya me gustaría! xD). Respecto a dicho anime, os lo recomiendo.
Y en fin, eso. Muchas gracias a Cgm, Dolores Enima Neag y Pao D'Cid por comentar el anterior capítulo ^^ ¡Sois estupendas!
También gracias a todos los que no comentáis pero leéis ^^
Por último, espero que este capítulo os haya gustado. Poco a poco la relación irá avanzando y también iremos conociendo más cosillas de ambos personajes ;)
¡Un abrazo muy fuerte para todos!
 Nos leemos el viernes con el séptimo de Intoxicados y a lo largo de la semana con otras cosillas.

4 comentarios:

  1. No sé yo si después de Artefactos, con mi Yleendra y mi Beethoven, esto es exactamente picante; pero adoro que Kyioshi (o como sea) se quede pensando en Saya, es tan cuqui!!!

    C
    G
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, picante es, pero mucho más soft xDDD Aunque ya habrá más hardcore, mñe :P
      Y sí, la verdad es que Kiyoshi aquí ya empezaba a estar un poco colgado de Saya, juesjuesjues xD
      En fin, muchas gracias por leer y comentar ^^
      ¡Un abrazote!

      Eliminar
  2. AWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW Okay Kiyashi, VEREMOS COMO TODO SALE COMO NO QUIERES *se retuerce las manos* MUAHAHAHAHAHAHAHA *música dramática* *truenos* AWWWWW Lo amé. Y Saya, SAYA ES ÉPICA *O* Es como una Blasphemy sin palabrotas, una War sin egoísmo, una Plague malota *O* *puke rainbows*
    -Pao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDDDDDDDDDDD El inicio de tu comentario es genial, con eso de "todo sale como no quieres" y con lo de retorcerse las manos xDD He podido imaginarte haciendo todo eso, y ni si quiera sé cómo eres xD
      En fin... sí, Saya es un poco como la describes... aunque lo de la Plague malota no lo termino de encajar xDDD Pero igualmente también podría ser asín.
      Bueno, Pao xD ¡Muchas gracias por leer y comentar!
      Un besote :3

      Eliminar

¡Eh! ¡Ten cuidado conmigo! ¡Tengo una pierna! ¡Y puedo atacarte con ella en caso de no ser respetuoso en tu comentario! Así que vete con ojo...