18 feb. 2014

[Intoxicados 8] - Gay.

Me despierta el timbre de la puerta. Me incorporo inmediatamente, al principio confuso porque no sé quién es, hasta que caigo en la cuenta de que debe ser Saya. Habíamos quedado esta mañana para estudiar juntos Matemáticas, y también para ensayar un poco.
Me levanto y es entonces cuando me doy cuenta de que hay alguien más en mi cuarto. Me giro y veo a otro chico en un futón, incorporándose. Le miro, entre asustado y totalmente confundido. A ver, anoche fui a la discoteca de intolerantes, estuve allí pasando un buen rato, hablando con un par de chicas... y luego cuando iba a salir vi a este chico intentando ponerse la máscara de gas, pero no podía debido a la borrachera que llevaba encima. 
Le ayudé a ponérsela, me puse yo la mía y salí con él a cuestas. Le pedí su dirección para llamar a un taxi que le llevara a casa, pero no quiso d
ármela. No paraba de decirme que no se fiaba de mí. Sin embargo, cuando decidí llevarle a mi casa para dormir a pesar de no conocerme de nada, no puso pegas. 
Vale, bien. Es un alivio saber que no me acosté con un tío debido al alcohol.
El timbre vuelve a sonar, insistente, y el chico se lleva las manos a la cabeza y dice:
- ¿Dónde estoy? 
- En mi casa. Espera un momento aquí - contesto, dispuesto a ir a abrir la puerta.
- No, no - dice, y mirándome añade - ¿Dónde hay un baño?
Se lo indico y bajo corriendo las escaleras, oyendo nuevamente el timbre. Abro a Saya, que pasa por las dos salas de purificación y luego entra en mi casa. Se quita la máscara al tiempo que se descalza, y luego me pregunta, señalándome con la cabeza:
- ¿Qué haces así? ¿Estabas dormido?
- Eeeh... - balbuceo, intentando buscar una excusa, pero al final le digo la verdad - Anoche salí de fiesta y pasa lo que pasa...
- Te parecerá bonito. Yo corriendo para llegar puntual y tú dormido - dice, poniendo los brazos en jarras y luego inclinándose hacia mí.
Entonces comienzo a oír pasos que descienden las escaleras. Saya dirige su mirada en esa dirección, y ambos vemos aparecer al chico de antes, rascándose la nuca:
- ¿Es tu novia? - me pregunta, señalándola con el dedo.
- ¿Eres gay? - me pregunta Saya, con gesto sorprendido.
- ¿Es tu novia y eres gay? - pregunta entonces el chico, frunciendo el ceño en absoluta confusión, y luego mira a Saya y añade - Espera, ¿por qué le preguntas si es gay si eres su novia?
- Me ha dicho que ayer salió de fiesta, tú tienes pinta de tener resaca, os acabáis de levantar... y eres un tipo que se ha quedado a dormir en su casa - explica ella, sin darme oportunidad de hablar - Suma dos más dos, y tendrás la respuesta.
- ¿Me he acostado con un gay? - se pregunta entonces el chico a sí mismo - Pero si yo soy hetero...
- A veeer... - digo, haciendo que me presten atención - Ni nos hemos acostado, ni soy gay, ni ella es mi novia. 
Les explico la historia de cómo acabó el chico aquí, y luego me ofrezco a preparar café para todos. El chico y Saya se quedan en el salón viendo la tele, y luego desayunamos los tres juntos. Es un desayuno un tanto extraño debido al desconocido, pero no importa, porque tiene tanta resaca que apenas habla.
Tras adecentarse un poco, se va de mi casa. Suspiro cuando le veo desaparecer y voy al salón, donde le digo a Saya que voy a ducharme, porque apesto a sudor, y ella dice que vale, que estará estudiando mientras tanto.
Así que me ducho, en el piso de arriba, y luego me pongo ropa limpia de andar por casa. Bajo al salón y los dos comenzamos a estudiar. Básicamente, mientras que ella sabe resolverlo todo, yo no sé resolver casi nada. Su ayuda me viene genial, y en unas pocas horas mejoro una barbaridad.
***
- Vale, tiene que ser un beso cariñoso - dice Saya, como dando pasos a seguir - Tierno, dado con amor. Un beso de final de película que te hace pensar los protagonistas estarán juntos para siempre y serán muy felices - explica, y yo asiento con la cabeza - Y tú y yo tenemos que representar eso.
- ¿Por qué nos costará tanto? - pregunto, rascándome la cabeza.
- Porque no somos actores profesionales - dice ella, y suena coherente, por lo que asiento de nuevo - Bueno, vale, probemos. Bésame como besarías a una novia.
Me acerco a ella, que está de pie, mirándola a los ojos. Paso la mano desde su barbilla a su nuca, abarcando un poco el rostro cerca de la mandíbula, haciendo que levante la cabeza y agachándome yo otro poco para poder llegar a sus labios. Ladeo un tanto la cabeza y comienzo a besarla con cierta lentitud, para que sea un beso suave, aunque no consigo expresar ternura; y ella lo nota porque se separa de mí.
Empieza a hablar más para sí misma que para dialogar, y entonces pienso que la anterior vez necesité tocar su cuerpo, quizá ahora necesite... observar. Por lo que pruebo a mirar cómo se mueve, a fijarme en pequeños detalles: los reflejos más claros en su pelo, sus ojos oscuros de largas pestañas, el lunar que tiene al lado derecho de la barbilla, los movimientos que hace con las manos... Esa cara de pilla que suele tener. Sonrío, de pronto, sin poder evitarlo, sorprendiéndome a mí mismo, acordándome del sonido de su risa, de sus ojos cuando me miran mientras come o bebe algo, de que siempre tiene una ceja más alzada que la otra; y es cuando sé que estoy preparado.
Me acerco a ella y agarro con suavidad su brazo izquierdo, haciendo que deje de moverse y hablar, y que primero mire a su brazo y luego a mí. Coloco un corto mechón de su pelo, apartándolo de su rostro, mientras veo cómo su gesto cambia de la sorpresa a la relajación, para después soltar su brazo, bajar la mano por éste, y tocar su mano, entrelazando un poco los dedos.
Titubeo un poco, moviendo mi cabeza hacia la suya, y ella hace lo mismo, apretando mis dedos. Antes de que pueda darme cuenta, estoy sintiendo sus labios de nuevo contra los míos. Pero esta vez intento demostrarle a través de ese beso el cariño que siento hacia ella, y ella responde haciendo lo mismo. Puedo sentirlo.
Nos separamos unos segundos después, lentamente, con suavidad. También se separan nuestras manos.
Miro a Saya con la cabeza un poco gacha, un tanto avergonzado, porque ha sido extrañamente agradable besarla así; y veo qué juguetea un poco con su fina trenza, para después alzar la mirada. Aparto los ojos de inmediato, decidiendo que es buena idea interesarme desmesuradamente por el suelo, pero entonces noto que me da un golpe suave con el puño, en el brazo.
Levanto la vista y la veo de brazos cruzados, esbozando una media sonrisa.
- Ha estado muy bien - dice, y su sonrisa se vuelve completa.
- Desde luego - respondo, sintiéndome menos tímido y tenso.
- ¿Practicamos la escena entera y luego el beso, a ver qué tal nos sale? - me propone, y respondo asintiendo con la cabeza.
Saya y su tranquilidad con estos temas. Puede que me dé golpes cariñosos cuando menciono el sexo, o cuando coqueteo con ella de broma, pero en realidad se lo pasa genial. Y siempre está tranquila. Me pregunto por qué será. Por qué es capaz de asimilar tan rápidamente y sin apenas consecuencias en su estado de ánimo o actitud que tiene contacto físico conmigo impropio de una amistad.
Yo no puedo evitar sentirme nervioso cuando termina. La beso pasionalmente y no puedo evitar el deseo de hacerla mía. La beso con ternura y comienzo a imaginarnos caminando de la mano como una pareja.
Por eso cuando dejo de besarla así, sólo puedo sentirme extraño. Los sentimientos durante el beso se mezclan con los de amistad, y son contradictorios. Me confunden.
Pero ella me saca siempre de esa confusión con su calma, con su facilidad para seguir tratándome como siempre aunque nos acabemos de besar, con sus sonrisas. Con su manera de ser. Simplemente siendo ella.
................................................................................................................................................................
¡Heeey! ¿Qué tal? xD
Yo estoy aquí escribiendo este "pie de capítulo" cuando debería estar escribiendo algo para la clase de escritura que tengo dentro de... tres horas. Pero no se me ocurre nada, JAAJAJAJA. Soy una desgracia xDDD
En fin, pues nada. Espero que os haya gustado el capítulo, y el diálogo del principio, que a mí me parece muy molón xD 
Ah, tampoco se me ocurre nada para la entrada 100, y apenas faltan tres para llegar a esa :'D Cgm propuso un pastel de chocolate, pero no puedo mandaros eso por correo porque os llegaría aplastado y asqueroso T^T Si no, vamos, no dudéis que lo compraría y lo comería con todos vosotros (aunque comería poco porque los dulces me suelen empachar xD)
Así que ya sabéis, si se os ocurre algo, decídmelo. Si no... pues no sé, escribiré alguna moñada bonita dándoos os las gracias por todo. 
Aunque de momento, le doy las gracias a Cgm y Pao D'Cid por haber comentado la entrada anterior y por seguir esta historia ^^ También gracias a todos los que la leéis. 
Y bueno, no mucho más. Un abrazo muy fuerte para todos, y nos leemos el viernes con más Intoxicados y a lo largo de la semana con entraducas varias. 

4 comentarios:

  1. Jo, no hay pastel? Cachins! Me habría comido yo tu parte para que no te empacharas, tranquila...
    Lo de la moñada bonita también vale, pero yo sigo queriendo mi pastel.
    Me ha gustado muuucho el capítulo ;)
    Espeeera un momento, clases de escritura? Eser la profe, no? Porque si vas como alumna no lsas necesitas.

    C
    G
    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué liiisssta, comiéndose mi parte xDDD Pero me parecería buen plan, no querría empacharme xD
      Me alegra que te gustara mucho el capítulo ^^ Y también que comentaras y leyeras. ¡Muchas gracias!
      Y sí, clases de escritura. No soy la profe, qué va. ¡Ya me gustaría a mí! Estaría trabajando en una cosa que me gustaría, un sólo día a la semana y ganando mis dineros. Sería estupendo.
      Pero bueno, de momento soy alumna, y me está encantando la experiencia. Estoy aprendiendo mucho de mis compañeros y mi profesor, y sí que noto que estoy mejorando ^^
      En fin, un abrazo muy grande para ti :3

      Eliminar
  2. LOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL GAY XDDDD
    ¡ÉPICO! HERMOSO CAPÍTULO, amo a esos dos *w*
    -Pao
    PD: ¿Para qué necesitas clase? Pfft.
    PD2: Usa algun relato ya hecho que tengas ;3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SAaaaabes que ese diálogo está estupendo xD Y me alegra que ames a estos dos ;) A mí también me caen bastante bien xDDD
      Respecto a lo de la clase, pues bueno, para mejorar más deprisa. Sé que todavía no estoy al tope de mis cualidades de escritura, sé que puedo mejorar, así que en ello estoy.
      Y lo de usar relatos ya hechos... podría, pero no es plan. Ellos nos dan propuestas y nosotros trabajamos sobre eso en esa semana. Es para ir mejorando y trabajando diversas cosas durante el tiempo que dura el curso :/
      En fin, Pao, estupenda... ¡muchas gracias por tu comentario! ^^ Y también por leer.
      Un abrazoooooote.

      Eliminar

¡Eh! ¡Ten cuidado conmigo! ¡Tengo una pierna! ¡Y puedo atacarte con ella en caso de no ser respetuoso en tu comentario! Así que vete con ojo...