1 oct. 2013

Artefactos - Para la locura.

Solicito a los de control entrar en la zona de entrenamiento y reclamo un Artefacto. Hablan entre ellos antes de permitirme entrar. 
Como siempre, hay algunos más entrenando, entre ellos Ludwig, con quien he estado intimando los últimos días. Nos ponemos juntos en clase. Somos dos novatos unidos contra el resto, que no es que sean expertos, pero sí que nos superan. Entrenamos mucho para alcanzarles, y creo que lentamente lo conseguimos. Aunque él más lentamente que yo.
Igualmente, hoy estamos aquí para mejorar. Me coloco los Artefactos y antes de ordenar la conexión, me meto un pañuelo en la boca. No quiero desconcentrar a mis compañeros con mis gritos.
Los cables y sus agujas se introducen en mí una vez más, provocando el cada vez más conocido dolor, consiguiendo una vez más que no pueda contener los gritos y que tenga que apretar los ojos para retener las lágrimas.
Cuando termina, me yergo y muevo un poco la cabeza. Escupo el pañuelo, dejándolo en una esquina. Camino utilizando los propulsores hasta una zona más o menos vacía, dónde me pongo a hacer una tanda de ejercicios cualquiera para acostumbrarme, y después empiezo a hacer esferas de energía, a intercambiarlas con otros para aprender bien a absorber energía de los demás, incluso a lanzarlas contra las paredes, las cuales me sorprenden siempre por soportar semejantes golpes.
Veo a uno de los alumnos más aventajados elevarse con los propulsores y darse la vuelta para acabar bocabajo en el techo, comenzando a hacer como si caminara por él como si fuera el suelo. Y así empieza a entrenar.
Probablemente si intentara hacer eso acabaría volando por los aires como un globo que se deshincha y provocaría tal revuelo que...
Un levísimo destello a mi espalda me hace darme la vuelta y alejarme con los propulsores. Descubro que es la chica que combatió el otro día en mi primera clase. La chica humana, la mejor o segunda mejor alumna.
Creo que le faltar unos cuatro días para empezar a hacer misiones. Yo estaría muy nerviosa en su lugar, pero su semblante refleja una tranquilidad asombrosa.
Se lanza a por mí y la esquivo. Sé que ha empezado a atacarme para entrenarse, y para entrenarme, y sé que el primer movimiento que ha hecho a mi espalda estaba preparado únicamente para que me diera cuenta de sus intenciones. Si ella hubiera querido, no la habría visto. 
Comenzamos a combatir. Yo básicamente me dedico a intentar esquivar sus ataques. Al principio recibo casi todos los golpes, pero en cuanto pasa un rato, voy acostumbrándome y comienzo a adivinar lo que va a hacer. Eso me da la oportunidad de comenzar a atacar, pero mis ataques deben ser demasiado obvios porque no consigo que ninguno llegue a tocarla.
De pronto la chica salta, agarrándome de los Brazos, y utilizando sus propulsores y su propia fuerza, me lanza por los aires. No pierdo el control de mis emociones ni de mis pensamientos y consigo estabilizarme justo antes de chocar antes de tocar una pared, la cual utilizo para propulsarme únicamente con las piernas, y luego activo los propulsores y voy directa a por la humana, la cual me sorprende con una esfera de energía que me lanza. 
Estiro el Brazo izquierdo y la absorbo de puro milagro. Eso ha sido bastante peligroso. 
Cuando aparto el Brazo de mi vista, la descubro a ella, la cual me da un puñetazo. El metal del Artefacto contra mi cara me parte una ceja. Lo noto. Duele, pero me aguanto.
Agarro su Brazo con los míos y formo una bola de energía pequeña que estalla inmediatamente, rompiendo la cobertura de esa parte de su Artefacto.
Pero entonces ella levanta una Pierna y utiliza el propulsor que hay en el pie. De ahí sale algo similar al fuego que me quema la cara.
Me llevo las manos a la zona quemada, gritando, y noto que caigo y me choco contra el suelo.
- ¡ESTÁS LOCA! - oigo gritar a alguien entre mis propios gritos.
- ¡Llamad a un doctor!
- ¡Control, control! 
- ¿¡QUÉ HACES, ESTÚPIDA!?
Consigo ver, entre mi dolor, al Artefacto Dhorley. Es la que ha dicho esa última frase. Se la ha dicho a la chica humana.
- ¡Vas a ser penalizada por esto! ¡DESCONEXIÓN!
Para cuando me quiero dar cuenta, tengo a un doctor encima que aparta mis brazos de mi cara y le pide a uno de mis compañeros que desconecte mi Artefacto. Un chico huamno lo hace, y se queda al lado del doctor, dispuesto a ayudarle.
Entonces, el doctor me levanta la cabeza y une sus labios a los míos. Frunzo el ceño, provocándome dolor, y luego siento algo bajar por mi esófago. Normalmente la curación es apenas cierto calor agradable en el interior y en las heridas, pero ahora me quema. Me está quemando desde dentro y no puedo evitar gritar y llorar.
Intento alejarme pero el doctor me tiene bien agarrada, aunque también siento más manos en mi espalda y hombros que me obligan a no moverme.
Finalmente, tras unos segundos de enorme dolor, me desmayo.
***
- Voy a darle una paliza a esa puta perturbada - dice Joana, mi compañera de cuarto.
- No es necesario - digo, esbozando una pequeña sonrisa porque en realidad me gusta que se preocupe así por mí - Mírame, estoy estupenda.
- ¡Pero porque el doctor llegó a tiempo! - exclama - Si hubiera llegado más tarde...
- Si hubiera, si hubiera - repito - El asunto es que llegó pronto, y gracias a eso estoy bien.
- ¿En serio no quieres pegar a esa loca? - me pregunta, sorprendida.
- No tengo la necesidad. Sé que le darán su merecido aquellos que le pongan el castigo. Como mínimo le quitarán los Artefactos - explico.
- ¡Una mierda! - grita Joana, asustándome - Esa tía está casi lista para salir a combatir, y necesitamos más soldados. Le pondrán un castigo de mierda y luego hale, a cumplir órdenes.
Estoy a punto de decirle que es una pena que tenga razón y que las cosas por aquí sean así, cuando suena una alarma. Mi compañera la apaga al instante y dice:
- Me gustaría quedarme aquí, pero tengo que ir a clase de Diplomacia - me explica, y tras coger unos pocos libros y revolverme el pelo, se va.
Yo ahora mismo debería ir a Idiomas, una de las asignaturas optativas que elegí para poder comunicarme con cualquiera en cualquier momento, pero me quedo en cama. Recomendaciones del doctor. Reposo hasta mañana.
Me doy la vuelta, suspirando. Es la primera vez en mi vida que experimento una quemadura de tanto calibre. Ha sido muy doloroso. Igual de doloroso que la conexión con el Artefacto, pero de distinta manera. Esto era ardiente, fuerte, rápido; lo otro es punzante, apenas cálido, y muy penetrante.
Cierro los ojos y es entonces cuando oigo unos nudillos golpeando la puerta. Me fastidia, pero me levanto, pensando que será Joana, que se ha dejado las llaves del cuarto, pero al abrir me encuentro a Ludwig, que entra antes de que me dé tiempo a dejarle fuera.

................................................................................................................................................................

Pues aquí estamos una vez más con la continuación de Artefactos.
He tardado en publicarlo un poco más de lo que tenía planeado, pero bueno, no pasa nada porque tampoco es que haya pasado mucho tiempo xD
De todos modos estoy relajada porque he escrito bastante. Os aviso de que dentro de poco, unos... dos o tres capítulos más, Yleendra dejará de estar en el centro en el que está ahora.
Ya veréis lo que pasa con ella y tal. Aunque, como ya dije, estoy improvisando bastante la historia. Espero que, a pesar de esto, la historia acabe de una manera decente xD
En fin, muchas gracias a Cgm y Pao D'Cid por haber comentado la parte anterior ^^ Y simplemente por leerlo :3
También gracias a los que leéis y no comentáis. ¡Sé que estáis ahí! ¡LO SÉ!
Ah, por cierto, el dibujo que he subido es un boceto de Yleendra con un Brazo conectado. Así me los imagino yo xD Vosotros imaginadlos como queráis :)
Venga, un besote para todo el mundo.


4 comentarios:

  1. Pero esa tía de qué va?????
    Que casi se carga a Yleendra. Y Beethoven (ahora se llamara así) qué mono!!!!! Es una cucada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ludwig es una buena persona, una excelente persona. Ya lo verás :3
      Y la tía... ya sabrás de qué va xD Todo tiene un motivo en esta vida xD
      ¡Muchas gracias por tu comentario! Y por leer también :D
      ¡Beeesotes!

      Eliminar
  2. ¡SANTAS PAPAS FRITAS! ¡PLAYA! ¡PLAYA! ¡ES UNA PLAYA! (?
    No me agrada. NO. ME AGRADA. (La humana, claro) ¡¿PERO QUÉ PUÑETAS LE PASA?!
    Calma, Pao. Caaal. Ma. Calma. Calma. Fangirlear demasiado no he de (?
    Vaya. Qué random me he puesto (? Fin en, encantado me ha *FeelLikeYoda*
    -Pao
    *me retiro... me retiro*
    *retirándome*
    Pd: Wuuuh, creo que jamás he escrito un comentario más raro. Récord, fac yea xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maestro Yoda total este comentario xDDDD Al menos en algunas partes xD
      Y bueno, ¿cómo te va a agradar alguien así? A mí tampoco me agradaría. Para nada.
      Y seh, desde luego, récord por comentario raro xD Al menos en Blogger, porque en otras webs he tenido comentarios aún más raros o_O
      Eeeeeen fin, muchas gracias por leer y comentar, estupenda ^^
      ¡Un besazo!

      Eliminar

¡Eh! ¡Ten cuidado conmigo! ¡Tengo una pierna! ¡Y puedo atacarte con ella en caso de no ser respetuoso en tu comentario! Así que vete con ojo...