5 nov. 2013

Artefactos - Para la moralidad.

Llegué a la enfermería. Caminé apoyándome en las paredes, sintiendo que me desvanecía a cada momento, y finalmente arrastrándome. Nadie me ayudó, al menos no de una manera directa. Pero sí lo hizo la mujer asiática que paró mi tortura. Cuando conseguí salir de la habitación donde había estado encerrada tres días, ella estaba allí. Fue gracias a ella por lo que ningún humano me atacó, aunque me miraban con asco. Incluida ella, por supuesto.
Pero estuvo a mi lado. Caminó conmigo, protegiéndome con su presencia, permitiéndome llegar a la enfermería, donde la oí dar órdenes a los médicos, diciéndoles que me sanaran. Fue entonces cuando me permití desmayarme.
Recuerdo que lo último que vi fueron sus duros ojos mostrando cierta admiración hacia mí.
Ahora mismo descanso en un camilla. Los médicos me han tratado, digamos, correctamente. Se han limitado a sanarme, nada más. No han hablado conmigo, ni se han preocupado por mi estado anímico. Simplemente han curado mi cuerpo. Siquiera me han mirado a los ojos.
Creo que les molesta o incomoda tener que curar a un güns. 
Suspiro al ver llegar a una enfermera con un carrito donde trae mi comida, que consiste en una sopa caliente y un filete de a saber qué.
- Gracias - digo cuando la deja a mi lado, en una mesilla, pero ella no responde. 
Nuevamente suspiro y me incorporo. Me giro para empezar a comer, y llevo ya media sopa cuando oigo la voz de aquella mujer.
Llega a donde yo estoy, y dejo la cuchara dentro de la sopa. Me mira con seriedad durante un par de segundos, y después pregunta:
- ¿Te encuentras bien, güns?
Asiento con la cabeza para responder, y ella añade:
- Vengo a verte porque tengo un dilema moral. No puedo mantenerte más tiempo aquí, estás gastando recursos que podrían ser invertidos en humanos. De hecho, nadie te quiere aquí. Siquiera yo. Eres una güns, y estás en una de las bases de Unión Humana. No eres bien recibida - me explica - Sin embargo, aunque podría haberte dejado morir, cuando vi lo que ese psicópata te estaba haciendo, tuve que intervenir.
Abro la boca para preguntarle por qué, si yo para ella no soy más que un ser inmundo que debe ser eliminado, pero la cierro al instante. Sé en qué situación me encuentro. Necesito mostrar todo el respeto posible. 
- Si te preguntas por qué - continúa ella - fue debido a que los güns sois inferiores, pero no por ello debéis ser asesinados. Podéis sernos útiles a los humanos. No hablo de esclavizaros, eso sería, precisamente, inhumano. Pero sí podéis trabajar para nosotros y facilitarnos la vida. Por eso te salvé, porque no mereces morir - me explica. 
Aunque no es una teoría que me agrade demasiado, la prefiero a la exterminación de mi especie.
- Pero no puedo mantenerte aquí. Tampoco puedo soltarte porque sabrías la localización de este lugar y a saber qué harías con esa información. Vendarte los ojos y dejarte en algún lugar perdido de la mano de Dios sería inmoral, y matarte, aún más - sigue contándome - Tampoco puedo devolverte a tu base, obviamente.
Sí. Obviamente. 
Es imposible devolverme allí. 
Unión Humana comenzó a atacar de nuevo la ciudad que destruyeron, donde estaba el edificio. Descubrieron nuestra base subterránea y se introdujeron allí. Hubo una defensa enorme para la base, no podíamos permitirnos perderla, pero la perdimos. Hubo mucha muerte, y también prisioneros güns.
Sé que algunos se salvaron porque llegaron una serie de helicópteros de rescate, pero no sé quienes. No sé si Joana y Ludwig siguen vivos.
Tampoco sé si hay más güns en esta base que han sido torturados. 
- Bien, pequeña güns, dime qué puedo hacer contigo - dice la mujer, levantando mi barbilla con un bolígrafo y mirándome con curiosidad.
Trago saliva, buscando durante un par de segundos una respuesta en mi mente. Una respuesta que llega y que me disgusta, pero que aún así pronuncio por las promesas que he hecho.
- La serviré - digo.
- ¿A cambio de qué? Ya te he dicho que la esclavitud no es una idea que vaya conmigo.
- A cambio de protección en este lugar, porque según lo que me has dicho, usted está en contra de mi muerte, pero no sé si el resto lo está - digo, firmemente, mirándola a los ojos con el ceño fruncido.
Ella esboza una leve media sonrisa, y luego añade:
- Eres lista, güns. Y resistente. Eres útil. Acepto tu oferta. Levántate y sígueme.
Ella empieza a moverse rápidamente y yo me levanto tan veloz como puedo, a pesar de que algunas partes del cuerpo me siguen doliendo. Desconecto los cables y parches que tenía pegados al cuerpo y la sigo sin quejarme.
Mientras recorremos pasillos veo cómo todo humano que se cruza la saluda al estilo militar, y luego cómo me miran a mí con repugnancia y desconfianza. Algunos, incluso, con terror.
Finalmente llegamos a un ascensor, donde entramos. Mantengo mi espalda recta a su lado, mirando al frente, a las puertas.
- Confías en que atacarán esta base antes o después - me dice ella rompiendo el silencio, y su voz parece menos dura que de costumbre - Al igual que confías en que ésa será tu oportunidad para escapar.
No respondo. Sí, esa es mi gran esperanza. Que ataquen esta base y poder huir. Sean Federación de Güns o sean Amalgama, en cuanto me vean, tratarán de ayudarme. 
- No impediré tu huida - me dice, sorprendiéndome - Pero si hay un ataque, aunque yo no iré a matarte, otros sí lo harán, y no estaré para defenderte. Ni yo, ni nadie. Al fin y al cabo, no te necesitamos aquí.
Las puertas se abren y vuelvo a seguirla, sabiendo que soy completamente innecesaria en este lugar, que si me ella ha salvado ha sido porque ha querido, y que dependo totalmente de ella para sobrevivir aquí.
Al menos, hasta que alguien ataque.
................................................................................................................................................................
Bueeeno, pues ya sabéis por qué le pasó a Yleendra lo que le pasó, por el ataque a Amalgama por parte de Unión Humana.
(Frase anterior extraída de un INCREÍBLE videojuego llamado Fallout 3, al cual no he podido jugar pero sí he jugado a Fallout: New Vegas y sé que Fallout 3 es estupendo. Si clickáis en la frase, podéis ver la intro del primero; y aquí la del segundo, pero no es ni la mitad de épica.)
[Si os he contado todo eso, es porque Fallout es uno de mis videojuegos favoritos y una de mis mayores inspiraciones. Tiene de todo: acción, decisiones morales, una historia muy buena de fondo, ambiente post-apocalíptico, paisajes preciosos, humor, ciencia-ficción... Si algún día podéis, jugadlo. Tiene mucho que ofrecer, a parte de fallos graciosos como éste...
]
Tras soltaros todo ese rollo... pues deciros que la mujer asiática es más o menos como la mujer de la imagen, que es Makina de un anime llamado Deadman Wonderland, el cual dejé a medias.
En fin, pues a ver qué ocurre con Yleendra dentro de Unión Humana... territorio enemigo, amigos xD
Muchas gracias a Cgm y Pao DCid por haber comentado el anterior capítulo ^^
También gracias a los que leéis y tal :D
Un besote y nos leemos dentro de unos días ^^

4 comentarios:

  1. ¡¡UAAAAAAAAAAAHHHHHHHH!! ¡ESO! Siguiente episodio de BIO: Yleendra: I survived *O* ¡Uoh, qué épico! Me alegra que no sea tipo nazi todo esto, tiene más lógica que las guerras reales xD
    LUUUUUUDDDDDDWIIIIIIIGGG, NECESITAMOS UN LUDWIG: I SURVIVED. ¡Sobrevive, Ludwig?, donde quiera que estés! LA MISORIAN SUPREMA TE LO ORDENA-Ruega *tos* Ruega- Sí, así es Me autodeclaro la Misorian Suprema. MISORIANS, SUFRID MI YUGO (? Naaah, qué va. El único yugo que sufriremos será el de esperar el siguiente capítulo xD Aand after aaall... I'm just good ol' Misoriaaan...
    -Pao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las guerras reales (las cuales he estudiado un poco a fondo en Historia del Mundo Contemporáneo, particularmente en el libro de texto, de unas cuatrocientas hojas xD) también tienen sentido. Puede que actualmente las miremos y digamos: "qué bobada", pero en su contexto histórico tienen más que sentido xD De hecho, habría sido extraño que no hubiese estallado algún tipo de conflictgo.
      Cosas históricas a parte, de Ludwig... DE LUDWIG YA SE SABRÁ xD Ai promis. Pero cada cosa a su tiempo.
      Por cierto, la canción que has puesto al final... ¿es Wonderwall? xDDDD Si lo es... ¡EPIC! xD
      En fin, Pao, muchas gracias por comentar ^^ ¡Y por leer! Y siento someterte al yugo de la espera xD
      Un besote, guapísima :3

      Eliminar
  2. Aaaaah, ahora todo tiene sentido!!! (Bueno, no todo, hay cosas en esta vida que nunca lo tendrán)
    No estoy segura de si esa tía me cae bien o mal... pero el capítulo sí me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida, LA VIDA xD Cosas pasan y a saber por qué. Siquiera tiene que haber un por qué. Pasan y punto y no tiene mucho sentido. Y ya está.
      Pero me alegro que mi texto lo tenga xD Aunque sea un poco.
      Respecto a la tía... bueno, habrá que descubrirla un poco más ;) Eso sí, me alegro de que te guste el capítulo ^^
      Al igual que me alegra que comentes y leas, y te lo agradezco :D
      ¡Un besazo!

      Eliminar

¡Eh! ¡Ten cuidado conmigo! ¡Tengo una pierna! ¡Y puedo atacarte con ella en caso de no ser respetuoso en tu comentario! Así que vete con ojo...