12 dic. 2015

Seamos

Esta noche somos jóvenes.
Lo somos bailando la citada canción, cantándola casi a gritos para oír nuestras voces fuertes entre la música que vibra en nuestros cuerpos. 
Lo somos bebida en mano, abrigo abandonado, miradas que cruzamos, manos que nos damos. 
Lo somos a cada salto, cada luz que nos ilumina, cada abrazo colectivo que ansiamos, cada vez que vamos al baño y bebemos, a morro, del grifo, cansados pero sedientos de más, siempre más.
Queremos el mundo y seguimos bailando, pero el mundo ya es nuestro aunque no lo sepamos. Este presente maravilloso donde no existe más que la canción del instante y nosotros, la adrenalina que corre por el torrente sanguíneo, consiste en aferrar el mundo.
Podría decirse que los espíritus se elevan esta noche, que hemos tomado el éxtasis del ahora y mientras bailamos en el local, mientras caminamos medio riendo, medio cantando de vuelta a casa, mientras nos desnudamos ya allí y entramos bajo las sábanas... el éxtasis sigue. 
Drogados hasta donde no pensábamos, una sonrisa se dibuja en nuestros labios cansados: esta noche nos hemos comido el mundo sin darnos cuenta y todavía no nos saciamos. 
Esta noche nos sentimos aquí y en otra parte a la vez. 
Esta noche hemos sentido la vida correr por nuestras venas e invadir nuestros cuerpos, todavía la sentimos mientras el sueño nos atrapa.
Y es que, esta noche, somos jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Eh! ¡Ten cuidado conmigo! ¡Tengo una pierna! ¡Y puedo atacarte con ella en caso de no ser respetuoso en tu comentario! Así que vete con ojo...